La Visión – H.H. Dudjom Rinpoche, Jigdral Yeshe Dorje


Para comenzar, la visión es el reconocimiento de la realidad última tal como es.
En cuanto a esta visión, la naturaleza de tu mente es la naturaleza última de la realidad. Una vez que haya comprendido esto con certeza de rigpa libre todas las características, las invenciones y las artimañas de la mente intelectual, rigpa se manifiesta desnuda como sabiduría auto-manifiesta. Las palabras no pueden expresarlo. Las metáforas no pueden ilustrarlo. No empeora en el samsara ni mejora en la iluminación. No ha nacido, ni llegará a su fin. No ha sido liberada ni engañada. No existe ni deja de existir. Rigpa es ilimitada e imparcial.
En resumen, desde el comienzo, rigpa nunca ha sido establecida como siendo material y con características que se pueden conceptualizar, porque su esencia es primordialmente pura, sublime, omnipresente, vacía. El océano de los reinos de los fenómenos de la existencia y la iluminación se manifiestan naturalmente como la exhibición de un vacío sin obstrucciones, como el sol y sus rayos. Por lo tanto, rigpa no es parcial ni vacía completamente porque su naturaleza es la suprema presencia espontánea de sabiduría y cualidades nobles.
Así, rigpa, la indivisibilidad de la apariencia y vacuidad, epítome de los tres kayas, es la naturaleza primordial de la realidad. El reconocimiento preciso de rigpa, de la realidad última tal como es (yin lugs), es lo que se llama la visión de la Gran Perfección más allá del intelecto.
Nuestro sublime maestro [Guru Rinpoche] dijo:

“El dharmakaya, más allá del intelecto, es la realidad última”.
De hecho, tenemos en nuestras manos la mente de la sabiduría del Buda Kuntu Zangpo. ¡Qué maravilloso! Esta es la esencia misma de los seis millones, cuatrocientos mil Tantras de la Gran Perfección, la consumación de las ochenta y cuatro mil divisiones de la colección de enseñanzas del Victorioso. No hay nada más allá de esto. Debes resolver todos los fenómenos en esta conciencia. Definitivamente concluye que todos los fenómenos [están contenidos] dentro de esta conciencia.
(Extracto del libro “Néctar de Sabiduría”)